Grafiteros, con la lengua se lo hacía yo limpiar

pintadas
Hay pocas cosas que deteste tanto como un grafitti. Lo grafiteros simple y llánamente me parecen unos CERDOS con mayúsculas, luces de neón y hago mía aquella frase que decía mi padre “yo se lo hacía limpiar con la lengua”.

Llevo tiempo pensando en qué incita a un elemento de estos a coger un spray o un rotulador gordo y pintar su firma o reclamar “el amor por su churri”. La única conclusión a la que llego es que como no son capaces de resaltar socialmente de ninguna forma buscan el reconocimiento jodiendo con sus botes de color todo aquello que ven. Contenedores, señales de tráfico, paredes de todo tipo, carteles de anuncios, furgonetas. Estos cerdos lo pintan todo.

Hoy he leido una noticia de El Mundo donde 8 de estos idiotas pillados in-fraganti por la policía cubren su basura con rodillo y brocha gorda en lugar de pagar la multa que les han impuesto, y me parece muy bien. Yo les hacía pintar y además pagar la multa, y a la siguiente una temporadita en el penal, para que se les quiten las ganas hasta de pintar con un boli en un folio, aqui la duda es si saben lo que es un boli y un folio.

Hace poco el que pilló a dos de estos fui yo, y evidentemente llamé a la guardia civil que les identificó. A la mañana siguiente tenía dos ruedas pinchadas de mi coche, pero claro como no los he pillado con el punzón en la mano no puedo acusarles, eso si la pintada de marras sigue ahi, incólume y a pesar de haber identificado a los autores, nada pasa.

Aqui entramos en la pasividad de la administración. “No es que son menores”, y una mierda, son cerdos y luego menores y los que manchan normalmente pagan por ello, pero claro siempre aparece el concejalillo de juventud y/o alcalde de turno que anima a estos representantes de la cultura urbana (sic) y los pone al mismo nivel que Velázquez. Cultura urbana es un tipo que toca el saxo en un pasillo del metro, los guiñoles del retiro o los mimos. Esta gente no molesta a nadie y le da vida a la ciudad, estos otros, los cerdos me refiero, sólo vierten su mierda a la ciudad. Si a alguien se le ocurre cortarle los huevos al caballo de espartero y lo pillan, paga el arreglo y sería un apestado social. Estos si le pintan las mismas generosas pelotas al mismo caballo, seguro que para algún iluminado será “la expresión de una juventud urbana oprimida por el sistema que de esa forma se libera de la opresión”.

Lo dicho, con la lengua se lo hacía yo limpiar.

Publicado en sociedad. Etiquetas: , . 7 Comments »