Las malas compañías

Las elecciones del domingo han supuesto un cambio ostensible en el mapa politico de Galicia y Euskadi con consecuencias claras a nivel nacional. Por un lado Rajoy ha salido reforzado, por otro lado en el parlamento a Zapatero se le presenta un difícil equilibrio de apoyos si como parece el PSE toma deriva constitucionalista. Parece que se ha producido un cambio social en el electorado que está empezando a cansarse de los nacionalismos de corral, es decir aquellos que piensan que el mundo es su región. En Galicia el PSOE ha sido un titere del BNG y se ha realizado la politica del BNG que tenía, por decirlo de una forma fina, agarrado al PSOE por la bolsa escrotal. Ese pacto era un pacto contra natura que parece que a los ciudadanos de Galicia no les ha gustado. Si además lo aderezamos con Audis de 400.000 € que se dice pronto, con sillas de 2000 € y otra serie de dispendios es normal que Touriño haya salido por donde ha salido.

Supongo que Patxi López, al no considero precisamente un tonto, habrá aprendido la lección de a dónde llevan las malas compañías y espero y deseo que no cometa el tremendo error de convertirse en pareja de hecho de un nacionalismo más nacionalista todavía como es el del PNV. Partido un tanto andrógino politicamente hablando, que defiende tesis independentistas por mucho que pinten la cosa de rosa y le pongan un lazo verde, que lo mismo se va de pintxos con la izquierda abertzale como invita a un happy meal a las victimas de ETA y les regala el juguete para tratar de callarlos otra temporada, que lo mismo financia a los familiares de presos que no realiza ninguna, ojo, ninguna detención de etarras en años. La sociedad vasca ha hablado y se ha decantado por partidos llamados constitucionalistas y esa sociedad maltratada por la politica ha hablado alto y claro. El PSOE, el PP y UPyD tienen profundas diferencias, pero tienen un nexo común, defienden una idea del estado español muy parecida y eso en Euskadi no lo es todo evidentemente, pero es mucho. Espero y deseo que PSE y PP lleguen a algún tipo de acuerdo en Euskadi para higienizar la vida política y ciudadana de ese alucinante lugar donde por fin el fascismo etarra ha desaparecido de las instituciones, o por lo menos está envías de extinción.

Las malas compañías no son buenas consejeras y estaba claro que esas compañías le pasarían factura más tarde o más temprano al PSOE. Queda Cataluña que no ha sonado, pero no duden que sonará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: