la crisis y la vivienda

Imagen tomada esta tarde en Villalba. Humor negro al que le sobran las palabras

Publicado en sociedad. Etiquetas: , . 1 Comment »

dachau y mauthausen: el horror de la demencia

Este es uno de los post más difíciles a los que me he enfrentado. Durante la pasada semana he tenido ocasión de visitar dos campos de concentración. El de Mauthausen en Austria y el de Dachau en Alemania. Las sensaciones vividas son difíciles de explicar porque uno no llega a comprender qué llevó a aquellos dementes a torturar, vejar, humillar y asesinar a semejantes de esa forma. He llorado de emoción y de rabia.

Cuando entras en los campos sólo te apetece permanecer en silencio, guardar el máximo respeto por todos aquellos que pasaron por allí, aquellos que por razón de religión, raza, ideales o nacionalidad fueron despojados de su dignidad y de los derechos más elementales como seres humanos. No sé el qué, pero hay algo que se apodera de ti, te hace un nudo en el estómago y hay momentos en los que el ambiente se hace casi irrespirable. Quise hacer la prueba de cerrar la puerta de la cámara de gas de Mauthausen para tratar de sentir mínimamente la sensación de aquellos que se encaminaban a la muerte y puedo asegurar que es una sensación angustiosa aun a sabiendas que basta con empujarla de nuevo para salir.

Cuando vas leyendo las diferentes informaciones que hay repartidas por el campo más y más te sobrecojes. Cuando te enteras que la escalera de la muerte no tenía los 180 peldaños iguales sino que algunos tenían medio metro y los presos tenían que subir con bloques de piedra de 50 kilos en la espalda y aquellos que por agotamiento desfallecían eran arrojados por el muro de la cantera al que se conocía como el “muro de los paracaidistas” te das cuenta que el ser humano vuelto contra si mismo es voraz. Cuando subía por la escalera no podía dejar de pensar en el sufrimiento de aquellos hombres que en el mejor de los casos iban a sobrevivir dos meses, que era la vida media del prisionero de Mauthausen, por lo que no es de extrañar que muchos de ellos se arrojasen por el mencionado muro o se lanzasen sobre las alambradas electrificadas.

Me impactaron profundamente las caras desencajadas por el sufrimiento. Seres humanos, personas con una historia, una vida, una familia y un futuro reducidas a nada por unos supuestos ideales de pureza, la demencia y el fanatismo. Los mismos ideales que algunos imbéciles se dedican a proclamar hoy, más de sesenta años después allá donde tienen ocasión. Qué atrevida es la ignorancia.

Las visitas las realicé con mi mujer y mis hijos de 8 y 4 años que no sabía como reaccionarían. El mayor nos hacía preguntas fruto de la curiosidad de alguien para el que todo es un descubrimiento y que no podía entender que otras personas hicieran lo que las imagenes le mostraban, pero el que realmente nos sorprendió fue el pequeñajo cuando nos preguntó si por la tarde se podría poner el disfraz de Halloween del cole. El disfraz que llevó este año era un mono negro con un esqueleto pintado. Nos dejó de piedra porque el también a sus 4 años percibió algo.

En el crematorio de Dachau coincidi con un hombre que al igual que yo hacía fotos. No cruzamos palabra alguna mientras estabamos dentro, pero al salir resultó que era un señor de Barcelona. Estuvimos comentando el horror y al final al despedirnos mi mujer y el se dieron un abrazo. No nos conociamos de nada y seguramente no nos volveremos a ver, pero ese abrazo significaba muchas cosas….

Este es el primer video que hago en mi vida y el destino ha querido que trate este tema. Sirva como un pequeño homenaje.

También me gustaría que os imaginaseis lo que tendría que ser subir la escalera cargado y en ese estado físico. El siguiente video es una toma en tiempo real. Insisto escalones todos iguales y con mortero. En aquella época no lo tenía y además algunos escalones podían llegar a los 50 cm.

Descansen todos en paz.